El Movimiento Unificado de Minorías Sexuales, MUMS, celebra con mucho entusiasmo esta recomendación de la CIDH que aconseja al Estado chileno a reparar la discriminación de la que fuera objeto Karen Atala, sus hijas y la familia de ellas.

Esto no sólo es una gran alegría para Atala y su familia, sino que constituye una evidencia clara y contundente de lo atrasada que está nuestra legislación en los temas de no discriminación, siendo esto un elemento de subdesarrollo en términos culturales y sociales.

Chile no posee ley contra la discriminación, la propuesta presentada por la sociedad civil lleva más e 10 años en tramite y está estancada en el Senado debido a la oposición que han manifestado sectores ligados al ahora oficialismo, que se han opuesto a la inclusión explicita de la «orientación sexual” en el texto como causal de discriminación. Del mismo modo el actual proyecto de ley no considera institucionalidad para la no discriminación.

Los grupos de la diversidad sexual, encabezados por MUMS, han presentado propuestas para que la ley incluya educación, defensa y promoción de los derechos, parecido a como funciona las leyes mexicanas y argentinas sobre este tema, y con sus correspondientes institucionalidades CONAPRED e INADI. «La ley debe ser preventiva, no es posible actuar cuando el delito ya está cometido, es injusto para las victimas. Es necesario erradicar la discriminación de nuestra sociedad» indicó Gonzalo Cid, dirigente de MUMS.

Además, MUMS envió una carta al Presidente Sebastian Piñera el primer día de su mandato, en donde le solicitaba tratar este tema con urgencia entre otros, en respuesta recibida el día de hoy, el Presidente a instruido a la Ministra de SEGEGOB que asuma el tema, convocando a MUMS a una reunión este miércoles 7 de abril en La Moneda.