En el marco del Día Mundial contra la Homofobia, Lesbofobia, Bifobia y Transfobia, más de 5.000 personas marcharon hoy llenando el Paseo Ahumada de múltiples colores.

A partir de las 18:00hrs, miles de personas empezaron a concentrarse en la afueras del metro Universidad de Chile. Aproximadamente media hora después se dio por iniciada la marcha que culminó en Plaza de Armas, dónde lxs participantes se manifestaron en pos de la igualdad de derechos y el respeto a la diversidad sexual.

Por la mañana de ese mismo día, activistas de la diversidad sexual hicieron la entrega de una carta pública y un manifiesto en La Moneda. Luego de años de Gobierno en democracia, es tiempo que se de una señal clara y concreta sobre los derechos de quienes poseen una orientación sexual o identidad de género distintas a la heteronormativa.

Ambas actividades se realizaron en la fecha que conmemora que el 17 de mayo de 1990, en un hecho histórico, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aceptó oficialmente la homosexualidad como una variación natural de la sexualidad humana. Desde entonces, la comunidad científica internacional se opone a todos los enfoques que consideran la homosexualidad como una «enfermedad» que debe ser «curada». El consenso médico y político también viene creciendo en todo el mundo en el sentido de adoptar el mismo enfoque hacia las identidades trans.

Apoyando la gran campaña regional de América Latina y el Caribe «CURAS QUE MATAN», MUMS manifestó su oposición a cualquier “terapia” que pretenda “curar” la orientación sexual o la identidad de género de las personas.

Entre las principales demandas de la diversidad sexual en Chile están:

– la aprobación de una Ley contra la discriminación que condene los actos discriminatorios y posibilite la prevención de estos;
– un sistema efectivo que facilite la modificación del nombre y sexo legal de las personas trans como expresión de su identidad, sin condicionamientos de tipo médico, económico o jurídico;
– la incorporación en el Sistema Público de Salud de la atención y apoyo competentes e interdisciplinarios a aquellas personas que procuren modificaciones corporales relacionadas con la reasignación sexual;
– la ampliación de los presupuestos y coberturas destinados a detener el avance del VIH/SIDA;
– el reconocimiento de las parejas de un mismo sexo y de las familias diversas;
– la implementación de políticas específicas de acceso a la salud para mujeres lesbianas y personas trans;
– la inclusión del respeto a la diversidad en la educación sexual.