“Proyecto de Matrimonio Igualitario está más cerca de nuestra legalidad”, sostiene organización de Diversidad Sexual.

El Movimiento por la Diversidad Sexual, MUMS, respalda el llamado a la igualdad que ha realizado el senador por las Regiones de Tarapacá y Arica-Parinacota, Fulvio Rossi. Para MUMS esto corresponde con lo indicado en la Constitución de la República que sostiene, en primer lugar, la existencia de igualdad y derechos de todxs lxs connacionales.

Las declaraciones del Senador Rossi son parte de la reacción que ha generado el proyecto «secreto» de Vida en Común que el Gobierno de Piñera negocia con la UDI para evitar un conflicto al interior de la Alianza y, al mismo tiempo, cumplir con una promesa de campaña.

Para MUMS, así como para otrxs vocerxs del mundo de la Diversidad Sexual, como el escritor Pablo Simonetti y el rostro gay de la campaña de Piñera, Luis Larraín, este Gobierno quedó en deuda al no mencionar propuestas de avances en torno a la igualdad en el discurso presidencial del 21 de mayo. Eso dio continuidad al intento de la UDI de llevar a la Constitución la diferencia entre parejas heterosexuales y las del mismo sexo.

«La igualdad a medias no existe», indicó Gonzalo Cid, coordinador político de MUMS. “La igualdad no es algo que se negocie o sea renunciable. Por el contrario, es algo por lo cual es necesario trabajar y se orienta a construir un país más justo y menos excluyente con sus ciudadanxs”, afirmó Cid.

Es muy preocupante que el Presidente de la República diga que el matrimonio es entre «un hombre y una mujer» y, además, se pretenda enviar al Congreso una Ley contra la Discriminación que no menciona género o identidad de género. “En lugar de avanzar en el reconocimiento de los derechos de gays, lesbianas, bisexuales y personas trans, lo que el gobierno intenta es poner barreras al reconocimiento pleno de nuestros derechos humanos», recalcó Gonzalo Cid.

MUMS seguirá bregando por la igualdad y profundizará su alianza con otros sectores que trabajan por el reconocimiento de los derechos humanos de las personas, sin importar su orientación sexual o identidad de género.