El Movimiento por la Diversidad Sexual (MUMS) rechaza la actual campaña de prevención de VIH implementada por el Ministerio de Salud por tener una serie de vicios y no responder a las necesidades del país.

1.- Como organización de la diversidad sexual con trabajo en VIH, rechazamos la forma inconsulta, oscura y autoritaria de generar esta campaña, la cual no fue coordinada con la sociedad civil, ni con otros Ministerios, como lo exige la Ley Nº 19.779.
Ni siquiera el propio Programa de VIH y SIDA del MINSAL fue consultado para elaborar esta campaña.

2.- La actual campaña de VIH del MINSAL da mal uso a los recursos públicos, ya que utiliza de forma torcida la partida presupuestaria destinada a la prevención. Esto genera un notable abandono de los deberes por parte del Ministerio de Salud al desviar los recursos públicos de prevención, es decir, la aparición de nuevos casos de VIH y SIDA, hacia una campaña sobre el examen de detección.

3.- Denunciamos que el Ministerio de Salud, de manera arbitraria e ilegal, vulnera la Ley N° 19.779 que establece la voluntariedad del test de detección del VIH, pues pretende por decreto obligar a las mujeres embarazadas a realizar el examen, estigmatizando a este grupo de la población y profundizando las inequidades de género ya existentes.

4.- Esta campaña no considera los datos que indican que la atención primaria no se encuentra en condiciones de aumentar la oferta del test por no contar con los recursos humanos y financieros necesarios.

Vemos una involución en las políticas públicas de prevención del VIH, que solo consiguen aumentar el estigma y la discriminación a la población más vulnerable y afectada por el VIH y SIDA – la HomoBisexual entre los 20 y 39 años – y para las 24.014 personas que actualmente viven con el virus en nuestro país.