Hoy, 14 de febrero, el Movimiento por la Diversidad Sexual, MUMS, desarrolló una nueva actividad para exigir el respeto a los derechos LGTB (Lésbico, Gay, Trans y Bisexual), para que dejen de existir ciudadanos de segunda clase por una orientación sexual diferente a la heterosexual.

Principalmente la actividad se centró en la necesidad de que tiene el país de respetar los derechos de todas y todos entregando igualdad ante la ley.

Cuatro  parejas de la diversidad sexual se hicieron presentes el día de hoy, en el Registro Civil de Santiago Centro, a las 11 de la mañana, a pedir hora para su matrimonio, lo que les fue negado. Las parejas pidieron al Registro Civil que expusiera por escrito su negativa, mientras en las dependencias del mismo, eran acompañadxs por una manifestación pacífica con pancartas y banderas por la Igualdad de Derechos.

Fernando Muñoz, dirigente del MUMS declaró, “Hoy estamos acá, frente al Registro civil de nuestro país para recordarle a toda la nación que mientras miles celebran el día del amor y celebran la posibilidad de construir un proyecto de vida en común, nosotrxs, gays, lesbianas, trans y bisexuales, seguimos siendo excluidxs, se siguen negando nuestros derechos”.

Uno de los solicitantes de hora para el matrimonio expresó “reclamamos la discriminación y exclusión del Art. 102 del Código Civil que establece que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, dejando fuera los afectos entre personas del mismo sexo». Este hecho atenta contra principios superiores vigentes tanto en la declaración universal de DD.HH. como en nuestra Constitución, que establecen que “Las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.