El Movimiento por la Diversidad Sexual (MUMS), junto a Amnistía Internacional, Fundación Iguales, Fundación Humanas, OTD, INDH, Movilh, entre otras, expuso este 2 de mayo en sesión ordinaria de la comisión mixta del Senado a cargo del despacho del proyecto de Ley que establece medidas contra la discriminación, respecto de las modificaciones necesarias a este proyecto.

MUMS agradeció la instancia de participación ofrecida por parte de la comisión quien estuvo llana a recibir las opiniones de ésta y otras ONG´s a fin de favorecer el foro público y de enriquecer la discusión en torno al derecho a la no discriminación en nuestro país.

MUMS expresó, también, su inconformidad con el actual estado del proyecto de ley, señalando la necesidad de modificaciones significativas para que esta iniciativa sea coherente con el espíritu con que fue ideado este proyecto desde las distintas organizaciones sociales en sus inicios, hace ya más de 10 años.  Gonzalo Cid, presidente de MUMS señaló “El espíritu original del proyecto ha sido modificado hasta el punto de desnaturalizar la esencia del mismo. El Estado renuncia al mandato constitucional de servicialidad en favor de los grupos históricamente discriminados de nuestro país, generando un proyecto de ley que está llamado a actuar siempre ex post, otorgando un rol de mero observador al aparato estatal, sin permitir una intervención real del Estado en pos de que el fenómeno de la discriminación sea eliminado de nuestra sociedad. Junto con ello, el proyecto de ley presenta imprecisiones que llevan, incluso a establecer disposiciones paradojalmente discriminadoras en un cuerpo normativo que busca justamente lo contrario”. Del mismo modo indicó “Los agresores de Daniel Zamudio fueron educados y formados en un sistema que avala la discriminación, e influidos por discursos de odio y estigmatización que surgen de las instituciones religiosas, medios de comunicación, autoridades públicas entre otros. Por ello importa que este proyecto contemple medidas de prevención de la discriminación”.

Durante la exposición, Elías Jiménez, activista de MUMS, señaló “Una de las preocupaciones que han expresado los grupos conservadores, reacios a la aprobación de este texto legal, ha sido la denominada colisión de derechos fundamentales o libertades públicas. Ello por cuanto identifican al proyecto de ley como una amenaza a otros principios fundamentales del derecho constitucional tales como la libertad de culto y el derecho a la libre expresión. Este entendimiento posee una base falaz en su construcción, por cuanto entiende los derechos fundamentales como normas de cumplimiento absoluto, lo cual ha sido negado por la doctrina constitucional la cual comprende que los principios fundamentales no pueden ser jerarquizados en desmedro de otros derechos inalienables”. Indicó también que “El congreso posee hoy una oportunidad de comenzar el cumplimiento de los distintos tratados de derechos humanos suscritos y ratificados por Chile, responsabilizándose, al fin de esta deuda histórica, del Estado Chileno”.

Por ello, en exposición ante la comisión, el Movimiento por la Diversidad Sexual solicitó modificar el proyecto en cuanto:

a)      Eliminar el inciso 3° del artículo 2° del proyecto de ley que restringe el derecho de igualdad frente a los demás derechos fundamentales.

b)     Suprimir la mención de delitos sexuales y abuso de menores como ejemplificación de exclusión de responsabilidad penal, por cuanto encierra una visión estereotipada y prejuiciosa de los términos de orientación sexual e identidad de género. (Actual inciso 2° del artículo 2° del proyecto).

c)      Incluir la Identidad de género como categoría protegida por la agravante penal del artículo 17 del proyecto de ley.

d)     Eliminación del examen de admisibilidad de la acción de discriminación por otorgar discrecionalidad indebida al juez conocedor de la causa. (Actual Art. 6 literal b del proyecto).

El proyecto de ley debiese ser despachado el día miércoles 2 de mayo para su posterior aprobación por el congreso.