Los resultados presentados por las autoridades no sólo muestran el fracaso de las políticas de VIH, sino también un total desapego por la prevención y rasgos de homofobia.

La última Campaña de VIH realizada el 2011 por el Ministerio de Salud se enfocó en la realización de la prueba, por lo tanto era de esperar que se aumentara el número de exámenes. Pero esta política está equivocada en su rumbo, pues omite la prevención del VIH. Las razones que hacen mala la actual política de VIH son:

1.- Centrar el discurso del VIH en el exámen es llegar tarde. Adquirir el VIH no tiene marcha atrás, por lo tanto, cuando una persona lo adquiere, se transforma en una situación que lo acompañará toda la vida.

2.- Vivir con el VIH trae consecuencias tanto sociales como médicas. Desde el punto de vista social aún existe una gran discriminación a las personas que viven con el VIH, las cuales tienen problemas en su cotidianidad, en sus relaciones laborales y en su vida afectiva. Por lo tanto, vivir con el virus en un país con altos grados de discriminación sigue siendo un problema grave.

3.- El vivir con VIH genera una disminución de la calidad de vida, y obliga a la realización de exámenes y cuidados de salud permanentes. Una vez implementada, la terapia debe ser permanente, y la misma genera contra reacciones y efectos secundarios muy importantes, siendo una terapia bastante agresiva para el organismo.

4.- El gasto que se genera por atención a las personas que viven con el VIH aumenta exponencialmente. Hoy, según el propio Jorge Díaz, subsecretario de salud, se gastan 80 millones de dólares anuales, lo cual implica un alto costo para el sector público. Este gasto aumenta cada año, ya que la transmisión no baja.

5.- Finalmente, consideramos que esta campaña tiene un alto grado de homofobia al centrar sólo en el tema biomédico, evitando hablar de discriminación, en especial por orientación sexual. Esta actitud muestra la poca voluntad del Ministerio de Salud por abordar uno de los determinantes sociales que más potencia el aumento de nuevos casos de VIH: la homofobia. Así lo indican los organismos de las Naciones Unidas como ONUSIDA y PNUD.

Exigimos que el Ministerio de Salud abandone la idea de trabajar sólo la realización del exámen como forma de prevenir, y exigimos campañas que realmente promuevan las actitudes y conductas preventivas del VIH y la discriminación.