La Psicóloga Elisa Neumann se desempeña actualmente como directora de la carrera de Psicología en la Universidad de Artes y Ciencias Sociales (ARCIS), labor que realiza desde hace más de 6 años. La profesional posee Maestrías en Clínica y Psicoanálisis. Cuenta con una amplia trayectoria en investigaciones en educación, DDHH y estigmatización social. Es reconocida y premiada entre sus colegas y el colegio de psicólogos.

La presente entrevista se realiza el día 12 de Abril de 2012 y aborda temáticas tales como: Terapias Curativas, Lesbianismo y Transexualidad en Chile.

¿En qué consisten las terapias curativas y desde cuándo existen en Chile?
No podría decirte desde cuando existen estas terapias en nuestro país. En Chile ha pasado algo muy curioso… Durante mucho tiempo se pensó que la heterosexualidad era con la que el sujeto se identificaba y se sentía cómodo. Y la homosexualidad con la que el sujeto se sentía incómodo y la rechazaba, por lo tanto era necesario hacerle un tratamiento.

Muy tardíamente, en 1985 con el DSM-III-R, se comprendió que las personas que tenían conflictos con su homosexualidad eran porque la sociedad los rechazaba, los discriminaba y los estigmatizaba.
En realidad cuando la comunidad homosexual necesitaba ayuda, era para enfrentar un clima hostil, discriminatorio y homofóbico; no porque el sujeto tuviera un conflicto subjetivo interno.

Las terapias curativas llevan al sujeto a considerarse enfermo por tener una orientación sexual distinta. Lo hace luchar contra algo que es propio de su naturaleza. Es como si yo resolviera ante mí, que ser introvertido es malo y que existen una serie de terapias para que la gente introvertida deje de serlo, cuando son todos modos distintos de ser. No son malos ni buenos, simplemente diferentes.

¿Cuál es su opinión respecto de las Universidades que realizan seminarios y cursos de terapias curativas?
Creo que las universidades que practican terapias curativas no tienen claro qué es la Psicología, ni cuál es el papel que juega en la sociedad. Desconocen la diferencia entre una disciplina y su carácter científico, la diferencia entre la opinión y el prejuicio.

Me parece extraño además, pues hay suficiente investigación en el terreno de la sexualidad para demostrar que la homosexualidad existe desde que existe la raza humana. Hubo un tiempo en que la homosexualidad fue valorada y reconocida. El verdadero amor existía entre dos hombres, porque las mujeres no valíamos nada. Éramos sólo un objeto de reproducción, de linaje, de descendencia para los hombres.

Entonces… ¿cuál es el nivel de rigurosidad científica de esas instituciones? La Psicología ahí sí se transforma en algo muy peligroso. Se transforma en un instrumento para violentar a un ser humano, para someterlo y eso me parece gravísimo.

Yo creo que los Psicólogos (y me incluyo), hemos ido perdiendo la noción de que la psicología es un instrumento que nos permite ayudar a las personas a ser más libres, más felices, más creativas, más autónomas.

Pero así como puede ayudar en esa dirección, también puede ser un instrumento de sometimiento, y eso es gravísimo. Aquí uno empieza a ver muchas cosas acerca de la ética y del respeto al otro que en este país se han perdido producto de la dictadura.

¿Cuál, según usted, debiera ser la posición del colegio de Psicólogos frente a este tipo de terapias?
Yo siento que nadie reacciona de acuerdo a la gravedad que esto implica. Usar psicoterapia para una persona que tiene una orientación sexual de carácter homosexual, para que se convierta en heterosexual, es usar mi decisión de lo que es normal y obligar a esa corrección según mi deseo.

Es un principio básico de la psicología, que uno debe crear las condiciones para que el sujeto se desarrolle lo más plena y libremente posible, de acuerdo a sus propias características. Entonces no estamos hablando de cualquier cosa, no es algo que nosotros como psicólogos debamos dejar pasar.

¿Según su opinión, cuál ha sido el empoderamiento de las lesbianas y las personas Transexuales en Chile?
Por mucho que hayamos tenido una presidenta, las mujeres seguimos siendo excluidas y marginadas, porque de nosotras se espera que seamos madres y esposas. Que trabajemos pero nunca tanto… ¿me entiendes? Lo suficiente para tener autonomía, pero no para destacarse, porque si una se destaca… es esto y lo otro. Todas esas condiciones pesan sobre la mujer.

Imagínate una mujer que no tiene hijos. Se ha hecho la ecuación “mujer” como “todas las mujeres”, y como la “mayoría de las mujeres son madres”, se ha invertido esta relación. Se ha dicho que “toda madre es mujer” y “toda mujer es madre”, entonces una lesbiana no va a ser madre, al menos que adopte.

La temática Transexual siento que es una realidad frente a la cual hay que abrirse y encuentro que a veces los psicólogos hablan de cosas que no conocen. Se supone que las personas que tienen aparato genital con dos testículos y un pene se identifican con el sexo masculino. Las personas que tienen vagina y clítoris se identifican con el sexo femenino. Pero no siempre ocurre así. La sexualidad no es biológica en el ser humano. La sexualidad es lo que hace que en el ser humano el sexo no sea biológico. Por eso a raíz de la “sexualidad” uno crea afectos, crea familia y tiene relaciones amorosas. No es sólo sexo, no es pura procreación.

* Entrevista realizada por Eva Gutiérrez y Mabel Herrera.