COMUNICADO DE PRENSA

La noche del día sábado 25 de noviembre (Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer), un grupo de personas (entre ellos un activista del Movimiento por la Diversidad Sexual MUMS, Diego Bustos) fueron expulsados violenta y arbitrariamente por guardias de la discoteque Club Space en Concepción.

“Estábamos en la zona de fumadores con unas amigas cuando de repente vemos que un grupo de personas se ponen a discutir con otro grupo de minas” – señala Diego, activista y miembro de la Coordinación Política del movimiento. Cuando el conflicto alcanza niveles de agresión física, unos guardias del local aparecen y comienzan a expulsar violentamente al grupo de mujeres. Frente a ello, Diego y las personas que le acompañaban deciden intervenir interceptando a los guardias para decirles que estaban expulsando al grupo equivocado.

En ese momento aparece un administrador del local, Juan Esteban Ortiz quien obliga y amenaza a sus guardias a expulsar también a Diego y quienes le acompañaban por reprocharle su actitud discriminatoria hacia el grupo en cuestión. Los guardias comienzan entonces a agredir mediante empujones al grupo de Diego y a sus amigas, frente a lo cual no les queda más que retirarse del local. Ya afuera, llaman a la 1ª comisaría de carabineros para dejar la denuncia por discriminación y violencia innecesaria.

Cabe mencionar que se trató de conversar con el administrador Juan Esteban Ortiz, respecto al error que habían cometido, sin embargo su opinión fue: “los deje a ellos, porque a mí me interesa la gente que consume alcohol”, seguido de esta discusión tomó la decisión arbitraria de expulsarlos amenazando a su personal: “ sáquenlos de aquí, para eso les pago, o no?”, pues los guardias estaban consciente que no había ninguna razón para realizar esta acción.

Si bien la expulsión de personas envueltas en episodios de violencia física es una práctica común y naturalizada en la mayoría de locales nocturnos de Concepción, la agresión ejercida por los guardias (al mando del administrador) hacia el grupo del activista es injustificada pues solo interceptaron a los guardias para explicar la situación increpando al administrador por su actitud. Por ello constituye unadiscriminación arbitraria por uso abusivo del derecho de admisión.

Es importante mencionar que no es primera vez que Club Space y particularmente el administrador Juan Esteban Ortiz son partícipes en episodios de esta naturaleza. El pasado viernes 2 de septiembrea la transformista Nina LeBlanc se le impidió el acceso al local debido a que iba caracterizada en su personaje, imponiéndosele la condición de que volviera de hombre para poder ingresar.

Por ello es fundamental que se tomen las medidas pertinentes frente a estos hechos y realizamos un llamado a toda la comunidad LGBTQI a denunciar estas acciones para erradicar de una vez las prácticas violentas y/o discriminatorias en especial en locales que se definen “de ambiente” o amigables con la diversidad.